Elmer

Compartimos la nota publicada en El Mercurio el jueves 8 de abril de 2021.  Puedes ver la nota original aquí.

Iniciativa busca transformar la basura orgánica en energía para localidades extremas

Tomando como ejemplo un proyecto desarrollado en EE.UU., la U. de California Davis Chile trabaja en su implementación en el país. Junto con promover el reciclaje en la comunidad, la idea es convertir los desechos en un recurso renovable.

Los residuos orgánicos —desechos de alimentos de origen animal o vegetal— representan cerca del 58% de la basura que se genera en los hogares chilenos. Es decir, casi cuatro millones de toneladas al año, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, apenas el 1% de estos residuos son reciclados o reutilizados, lo que es un completo desperdicio considerando sus potenciales usos, como la generación de energía eléctrica, calor o combustible.

Con esta idea en mente, una iniciativa nacida en EE.UU., y que espera replicarse en Chile, busca darle un nuevo valor a los residuos orgánicos utilizando un proceso que se conoce desde hace algunas décadas: la digestión anaeróbica. Esto es, la digestión de los desechos orgánicos por microorganismos, como bacterias.

'Un conjunto de microorganismos descomponen esos residuos. Como resultado se obtiene biogás, que puede utilizarse para generar electricidad, calor o combustible, y en digestato, un material rico en nutrientes que puede ser utilizado como abono en la agricultura', explica la bióloga Olivia Valdés, coordinadora de Food Science del Centro de Innovación de UC Davis Chile, entidad que ha iniciado las gestiones para implementar este modelo en el país y adaptarlo a la realidad de algunas localidades extremas, bajo un enfoque integrado de economía circular.

Desde el centro estiman que esto tendría un alto potencial para zonas remotas como la Región de Magallanes, Isla de Pascua, San Pedro de Atacama, Juan Fernández y el archipiélago de Chiloé.

Transformación

Precisamente, enfatiza Valdés, esta iniciativa puede ser muy útil 'en comunidades de difícil acceso, en donde la gestión de los residuos representa un desafío logístico adicional, ya que muchas de estas zonas no cuentan con sitios seguros para la disposición de desechos'.

En cambio, la transformación de los residuos orgánicos en biogás puede ayudar a abastecer de energías renovables en zonas en las que no hay electricidad las 24 horas o ser una fuente de calor para calefaccionar viviendas, por ejemplo. Asimismo, la utilización del digestato como abono en la agricultura puede ayudar a reducir el uso de fertilizantes químicos.

'En Seattle (EE.UU.), se utilizan los residuos de restaurantes y casinos para generar energía para autos eléctricos', comenta Valdés. 'Estos desechos dejan de ser basura y se transforman en un recurso renovable'.

En el Estado de California se están desarrollando actualmente proyectos pilotos, en una iniciativa en la que colaboran la U. de California en Davis e Impact Bioenergy Inc., empresa propietaria de la tecnología (patentada) con que se realiza el proceso.

Para esto, se utiliza una estructura, similar a un container, en donde se reciben y procesan los residuos. 'Dentro de este sistema hay distintos módulos, desde la recepción de residuos, la degradación biológica, la generación de biogás, el almacenamiento de la energía', explica Valdés.

A nivel local, ya han iniciado gestiones con empresas que manejan residuos en la zona de Magallanes. 'Existe un gran interés en incorporar estas tecnologías y darle valor a los residuos orgánicos'.

Category

Tags