UC Davis Chile e investigadores israelíes trabajan en modelo  de control integrado para enfrentar maleza parásita en tomate industrial

orobanche y tomate industrial
Plantas de orobanche en flor

Las plantas parásitas en cultivos agrícolas provocan importantes pérdidas económicas, pues obtienen el agua y nutrientes de sus cultivos hospederos. Tal es el caso de las plantas parásitas de orobanche, que se fijan a las raíces de sus hospederos y causan efectos devastadores en diversos vegetales y cultivos, especialmente en clima Mediterráneo (como Chile central). Una planta de orobanche puede producir cientos de miles de pequeñísimas semillas que se pueden dispersar a corta y larga distancia, y que pueden permanecer de manera latente en el suelo por más de 20 años. Esta maleza parasítica al adherirse a las raíces de su hospedero, puede causar hasta el 100% de la pérdida de la cosecha, además infestan los suelos para otros cultivos susceptibles y es una especie cuarentenaria en países con los cuales Chile mantiene relaciones comerciales.

El tomate industrial –un cultivo de relevancia económica para nuestro país- está siendo progresivamente afectado por orobanche. Por este motivo, en 2017 la industria de tomate procesado se acercó a UC Davis Chile para abordar el desafío de control de esta maleza. Con este propósito, el centro de innovación contactó a Agricultural Research Organization (ARO) – Volcani Center, de Israel, puesto que sus investigadores habían desarrollado un modelo exitoso de control Integrado de Orobanche. Así, UC Davis Chile junto con investigadores israelíes están llevando a cabo un proyecto para adaptar a la realidad nacional este modelo de control.

En una primera instancia, el proyecto ratificó mediante diagnóstico molecular que el tomate nacional es atacado por Branched Broomrape (Phelipanche ramosa). Por eso, El modelo de control integrado de orobanche considera, entre otras variables, clima; características del suelo y del agua; presencia de otras malezas, pestes y enfermedades, como también condiciones de manejo (maquinarias, fertilización, riego, rotación de cultivo, etcétera).

En concreto, el modelo está basado en el análisis termal de Días Grado, es decir, la acumulación de unidades de calor sobre un umbral base, el cual sirve como parámetro de predicción de parasitismo del desarrollo del orobanche en el tomate. Además, considera medidas sanitarias y culturales, y control químico sitio específico. El objetivo de este modelo es controlar el orobanche, mejorar la productividad y rentabilidad de los campos infectados, reducir el banco de semillas de orobanche y el riesgo de contaminación a otros campos.

En las últimas dos temporadas, UC Davis Chile junto con investigadores israelíes han realizado ensayos de campo donde se ha implementado el modelo de control con resultados promisorios.